935x480_B

David Casinos y Ricardo Ten: cambio de escenario, misma exigencia

Nuestras dos estrellas paralímpicas #sesalen, ahora sobre la bici. David Casinos y Ricardo Ten, después de conquistar los títulos más importantes en natación y atletismo, renuevan su pasión por el deporte empezando desde 0 en una nueva disciplina: el ciclismo.

¿Qué lleva a un deportista de élite a emprender de nuevo una carrera de fondo hasta alcanzar el nivel más alto en un nuevo deporte?

 

David Casinos. “Si no encuentras tu camino, háztelo”.

David Casino ciclismo

Todos los días sale el sol y si no sale, ya me encargo yo de sacarlo”. Esta es su forma de enfrentarse a los retos, con actitud positiva y valentía.

La inquietud y búsqueda incesante de nuevos desafíos han llevado a David Casinos a reinventarse: cambia el atletismo por la bicicleta, con la que espera competir en los Juegos de Tokio 2020 en la modalidad de Ciclismo en Pista. Su nuevo reto es que lo hará en tándem, donde el éxito de ser el mejor reside un 50% en el entrenamiento y otro 50% en la coordinación. Se trata de hacer un buen trabajo en equipo y de eso David sabe mucho.

En los Juegos de Tokio 2020 se cruzará con otra gran figura del deporte paralímpico que ha dado un giro a su carrera: Ricardo Ten, aunque él competirá, previsiblemente, en la modalidad de Ciclismo en Ruta.

Ricardo Ten. “Vivir superando límites”.

Ricardo Ten ciclismo

21 años como nadador paralímpico de élite. Cientos de títulos tanto nacionales como internacionales y 3 oros en Atlanta, Sídney y Pekín. Pero, al igual que David, ha comenzado una nueva etapa como ciclista, un nuevo reto.

Si alguien sabe de superar obstáculos y derribar barreras es Ricardo Ten. Aprendió a escribir con la boca para coger apuntes al mismo ritmo que sus compañeros de su clase. Se empeñó en sacarse el carnet de conducir y lo consiguió. Se apuntaba a todos los deportes: Mountain bike, tenis de mesa, baloncesto, esquí, fútbol… Hasta que a los 17 años descubrió la natación y se entregó a ella por entero, convirtiéndose en el número uno.

¿La clave de su éxito? Ser tenaz y tener muchas ganas de ser sencillamente uno más. Sin embargo, Ricardo Ten está llamado destacar y brillar en todos los terrenos. Son ya míticas sus habilidades en tenis de mesa, convirtiéndose en el rival a batir en los ratos de ocio durante las concentraciones de las grandes competiciones paralímpicas, no hay deporte que practique en el que su entrega y tesón no le lleven a estar al más alto nivel.

Ricardo continua dirigiéndose imparable hacia a lo más alto del podio, lo único que cambia es el ‘cómo’: antes bajo el agua, ahora sobre ruedas.