jonmiguel-accion_1500x500_(1) (1)

Jon Santacana y Miguel Galindo. Esquí Alpino en tándem. Un baile perfecto sobre la pista

Esta pareja de campeones del esquí alpino en tándem representará a España en los Juegos Paralímpicos de Invierno. #Pyeongchang2018.

 

Nacidos para ser un solo campeón

A Jon le diagnosticaron la enfermedad de Stargardt a los 8 años, una dolencia genética que afecta a la retina y que le dejó con solo un 5% de visión. Actualmente es el principal referente del esquí paralímpico español, con 8 medallas paralímpicas y 14 en Mundiales.

“No sé si puedo conseguir cualquier cosa, pero sí sé que lo puedo intentar”. (J. Santacana).

Esta es la filosofía de vida que le enseñaron sus padres, que no solo no le frenaron en sus desafíos, sino que le ayudaron a alcanzarlos.

Miguel Galindo es su guía, su amigo, su otro yo. Juntos forman un tándem único en los descensos a muy escasos metros de distancia y a más de 100 kilómetros por hora. Una prueba de confianza total.

Jon y Miguel se conocieron, ya sea por casualidad o destino, en un área de servicio de una autopista francesa camino de Italia en noviembre de 2002. Desde entonces juntos han conquistado 5 medallas en los Juegos, 2 oros y 3 platas y han ganado infinidad de Campeonatos Mundiales como:

Anzarw 2000 (Suiza) oro.

Kanwoland 2009 (Corea del Sur) un oro y dos platas.

Sestriere 2011 (Italia) plata en Descenso y Eslalon y oro en Súper G, Súper Combinada y Eslalon Gigante.

La Molina 2013 (España) tres oros en Descenso, Súper G y Eslalon Gigante.

 

‘Somos dos piezas que no tendrían sentido la una sin la otra’. Ellos nos cuentan las claves de su éxito

Son la pareja del circuito internacional que va más cerca en carrera. A menos de un metro de separación en el eslalon y a 5 ó 6 metros en la prueba de velocidad, donde tener contacto o un ligero roce es muy peligroso.

“Es un riesgo ir tan pegados, pero si me separo no me ve”. (M. Galindo).

“Me fijo en Miguel y no me preocupo de nada más. Él me marca la línea por donde debemos ir y yo le sigo, aunque cuando lo pierdo es como entrar en una habitación a oscuras, pero a 120 kilómetros por hora”. (J. Santacana)

Tienen una sincronización perfecta sobre la nieve y participan en todas las pruebas de esquí alpino: eslalon, gigante, súper gigante, descenso y combinada.

Galindo lleva el peso del descenso: “Hay cosas que nunca salen como las planeas porque hay muchos factores: el rebufo, las pendientes, las trazadas… hay que tomar muchas decisiones y yo tengo que controlar mi bajada y la de Jon para que la trazada sea idónea y él pueda intuir el movimiento”.

Fueron pioneros en utilizar bluetooth para comunicarse mediante un pinganillo y un micrófono enganchado al casco. Al poco tiempo los demás esquiadores empezaron a usarlo también ya que los resultados son extraordinarios.

“Nuestra conexión y confianza dentro y fuera de la pista es la clave de los buenos resultados. En el esquí hay muchos factores que no se controlan, por tanto, es muy importante la coordinación entre nosotros”. (M. Galindo).

“Hemos aprendido mucho con el paso de los años y ya nos conocemos al máximo. Han sido muchas horas de pistas y de conversaciones para poder mejorar cada día”. (J. Santacana).

 

La pareja lo va a dar todo en los próximos Juegos de Invierno Paralímpicos

Ellos dicen que los Juegos de #Pyeongchang 2018 serán los últimos, por eso los quieren disfrutar al máximo y sacarle todo el rendimiento a lo aprendido durante más de 15 años. Es curioso porque las parejas de este tipo suelen cambiar cada ciclo Olímpico, pero ellos han decidido permanecido juntos hasta el final.

En este próximo reto en Corea del Sur, cuentan con todo nuestro apoyo. Por eso, y porque #SeSalen, no les perderemos la pista.

Del 9 al 18 de marzo nos vemos en #Pyeongchang 2018.

 

Fuentes: avancedeportivo.esabc.es

 

 

Comenta en Twitter y apóyale.

Apóyale