528aec7e-6c19-4713-8287-6d68e2695463

José Luis Serrano, el titán del triatlón español

José Luis Serrano, Jota, hoy nos cuenta cómo empezó, qué le animó a dedicarse a una disciplina deportiva tan dura y cuál es su próximo reto deportivo. Descubre la historia de un deportista de los que #SeSalen. ¡No dejes de mirarle!

Actualmente eres estudiante de fisioterapia, conferenciante, trotamundos y campeón de triatlón, ¿cómo y cuándo comienza tu historia?

[Jota] Creo que mi historia empieza realmente cuando me diagnostican mi enfermedad y, sin querer, empiezo a forjar, junto a mi familia, la personalidad que tengo ahora. Gracias a mi enfermedad soy quien soy ahora y, como todo tiene su lado bueno, pues esto también. Siempre tuve problemas de vista y siempre vi menos que el resto, por esta razón creo que confiar en los demás fue una virtud que empecé a cultivar desde bien pequeño.

Cuando perdiste la vista por completo es curioso que decidieras dar la vuelta al mundo. ¿Qué fue lo que te impulsó a hacerlo?

[Jota] Creo que la clave fue el deporte, sabía que sería el hilo conductor para sacar lo mejor de mí. Sin darme cuenta me llevó a competir por todo el mundo y, cuando miré hacia atrás, había visitado los cinco continentes.

¿Qué papel ha jugado gente como tu amigo Fran en tu carrera deportiva?

[Jota] Gente como Fran hacen que vuele, que todo sea más fácil e incluso que, por momentos, vuelva a sentir tantas cosas que hasta me parece que vuelvo a ver. Yo siempre digo que ellos son mis ojos por tierra, mar y aire. Sin ellos no soy nada.

¿Por qué el triatlón? Una de las disciplinas deportivas más duras.

[Jota] Es curioso porque sí que existe un momento concreto en el que me enamoro de este deporte. En mi pueblo, Buitrago del Lozoya, se celebra un triatlón todos los años y su primera vez fue en 2011. Yo aún veía bastante bien y acudí a verlo. Cuando yo vi aquel montaje, aquel show y ese esfuerzo de esos titanes, me dije: yo quiero probar este deporte. Y este pensamiento me ha acompañado y me sigue acompañando, para que nunca se me olvide por qué empezó todo.

Tu disciplina deportiva es exigente, pero este no es el único esfuerzo al que te enfrentas para mantener el altísimo nivel deportivo que has alcanzado. ¿Cómo afronta un joven deportista el coste económico asociado a la alta competición?

[Jota] Esta es la parte más fea del deporte, por desgracia. Para poder competir al máximo nivel necesitas un buen apoyo económico. Los recursos que encontramos los deportistas de élite, son empresas privadas que se unen a nuestro proyecto y nos ayudan. Aun así es muy difícil, ya que nos cuesta llegar hasta ellas. Tenemos que ser community managers, economistas, agentes de viajes y todas las profesiones que se os ocurran. Yo siempre digo que soy el jefe de una empresa en el que el producto soy yo, ja ja ja.

No pudiste competir en los Juegos de Río 2016 ya que no hubo prueba para tu categoría en triatlón. ¿Sabes si en los próximos Juegos se incluirá esta categoría?  Y si es así, ¿te estás preparando ya para Tokio 2020?

[Jota] La realidad es que hasta octubre no se sabrán las categorías oficiales, y creo que ningún deportista paralímpico tiene segura su categoría en unas olimpiadas. Pero la preparación es la misma, no te puedes descuidar ni un segundo. Estamos entrenando para ir pase lo que pase. Hasta octubre nuestra mentalidad es Tokio 2020.

Cuéntanos tu último sueño cumplido y otro por cumplir.

[Jota] Mí último sueño lo cumplí hace unos meses cuando realicé el Erasmus Practicum de fisioterapia en Holanda, era una espinita que tenía clavada. Quería poder trabajar y estudiar fuera de España y lo conseguí. Además, a esto se unió el hecho de ser el primer ciego que hacía un Erasmus en mi universidad, y fue algo que duplicó mi satisfacción. El sueño por cumplir es poder seguir compitiendo al más alto nivel, y por qué no, incluso, dedicarle más tiempo al triatlón, ya que es la única manera de volar alto y llegar a unas paralimpiadas.

Desde #SeSalen te damos la enhorabuena por haber sabido reinventarte a través del deporte, por seguir luchando pase lo que pase y por ese espíritu de titán, que estamos seguros te llevará hasta el infinito y más allá en Tokio 2020.

 

Comenta en Twitter y apóyale.

Apóyale