Untitled design (26)

Los ídolos de Daniel Caverzaschi

Manolo Santana, Rafa Nadal e incluso Iker Casillas. Estos son los ídolos de Daniel que actualmente ocupa el primer puesto del ranking nacional de tenis en silla y el 13 del ranking mundial. A sus 22 años es una de las promesas de este deporte paralímpico. #SeSalen.

La semilla de una pasión

Daniel Caverzaschi nació con una malformación en su pierna derecha que le impidió desarrollar el fémur y la rodilla; podía haber sido un niño muy protegido por su entorno, pero gracias a que sus padres trabajaron para que aprendiera a ser autónomo e independiente, siempre practicó deporte como un niño más.

Su primer ídolo deportivo fue Iker Casillas y se lanzó a jugar al fútbol, después a los 10 años comenzó con el esquí adaptado y lo alternaba con el tenis. Pero la raqueta le hizo sentirse algo especial, se enamoró de la sensación de libertad de este deporte y desde ese instante se convirtió en su pasión.

Los referentes de un campeón

“Fue en la final de la Copa Davis de 2004. Fui a Sevilla con mi padre. Jugaba España contra Estados Unidos y Rafa ganó a Roddick. Sorpresa absoluta porque era muy jovencito. Me encantó cómo jugaba, su carácter, cómo celebraba los puntos… Y desde ese momento le he estado siguiendo”.

No es por nada que a Daniel se le conozca como el Nadal paralímpico o el Nadal en Silla, esto a él le hace gracia, sonríe y dice: “Todavía me queda mucho para parecerme a él pero supongo que lo dicen porque los dos somos zurdos, jugamos muy listados, somos jugadores de fondo, correosos, de aguantar mucho y de llevar al rival al límite. Pero lo repito, todavía tengo que mejorar muchísimo para parecerme a Rafa, mi referente”.

A su vez Nadal ha comentado en muchas ocasiones que ve a Dani como un ejemplo de superación.

También otro grande del tenis español ha inspirado a nuestro campeón. “Me gustaría ser el Manolo Santana del tenis en silla”.

Jaume Munar, que ha sido primer puesto en el ranking mundial júnior, dice de él: “A Dani le encanta superarse día a día y va a llegar muy lejos”.

Las armas de un luchador de fondo

En cada competición Daniel sale a darlo todo, lleva su cuerpo al límite. Su silla es su Ferrari, su fuerza mental su coraza y su brazo izquierdo su espada.

El sueño de Caverzaschi es estar entre los 8 mejores del mundo y poder jugar los Grand Slams. Ganar un Roland Garros o un Wimbledon. “Siempre hay que seguir intentándolo, insistir en el trabajo y luchar en los momentos malos porque al final salen las cosas”.

Daniel Caverzaschi tiene madera de campeón, y desde aquí le impulsamos a que siga luchando por estar en la cima mundial de tenis en silla. #SeSalen.