936x480

La pasión de Dani: el tenis (en silla de ruedas)

El tenis en silla de ruedas es, sin duda, uno de los deportes adaptados que más crecimiento ha experimentado durante los últimos años. Su creación, en los años 70, se debe al norteamericano Brad Parks, un esquiador acrobático que sufrió un accidente que dejó la mitad inferior de su cuerpo totalmente paralizada. Durante su rehabilitación, conoció a Jeff Minnenbraker, otro deportista con discapacidad que había decidido seguir practicando tenis sobre su silla de ruedas. Ambos entablaron amistad, comenzaron a jugar juntos y al final decidieron realizar diversas exhibiciones de este deporte en toda Norteamérica.

La labor de Parks y Minnenbraker dio pronto sus frutos y en 1980 nació la NWTF (National Wheelchair Tenis Foundation), una entidad estadounidense exclusiva para el tenis en silla. Ocho años después, tras la expansión por Europa de este deporte, se creó la Federación Internacional de Tenis en Silla de Ruedas, que en 1998 se fusionó con la Federación Internacional de Tenis (ITF). En cuanto a su inclusión en las Olimpiadas, en 1988 fue la primera vez que se pudo ver un encuentro de tenis en silla como exhibición, y en Barcelona 92 se incluyó definitivamente dentro de las competiciones oficiales.

Desde aquel primer encuentro entre Parks y Minnenbraker, la evolución del tenis en silla ha sido imparable: además de ser deporte paralímpico, también se encuentra integrado en los cuatro Grand Slam y hay más de ciento cincuenta torneos profesionales por todo el mundo, disputados por unos quince mil tenistas de más de setenta países diferentes.

En cuanto al deporte en sí, no existen grandes diferencias entre el tenis y el tenis en silla: la cancha, las pelotas y las raquetas son exactamente las mismas (aunque estas últimas pueden llevar alguna modificación si la discapacidad del tenista la requiere), pero aquel solo se puede jugar en silla de ruedas (se utilizan unas sillas especiales, adaptadas para el tenis, con dos ruedas laterales inclinadas que permiten maniobrar y una trasera para evitar que la silla vuelque, y con sujeciones para piernas y cinturas) y la pelota puede botar dos veces (el primer bote, siempre dentro de las líneas reglamentarias de la pista). Existen dos categorías, Open y Quad. Esta última es la que está reservada a tenistas con 3 o más miembros afectados, donde se dan ciertas normas exclusivas, como el uso de sillas de ruedas eléctricas o la adhesión de la raqueta a una de las manos del deportista.

 GIF

Respecto al tenis en silla de ruedas en España, su historia comenzó en 1989, gracias a la Federación Catalana de Tenis, que fue quien comenzó a dar impulso y visibilidad a este deporte. Dos años después, la FEDMF (Federación Española de Deportes de Discapacitados Físicos) llevó a cabo el primer campeonato nacional de la modalidad de tenis de silla, con las mismas reglas que las de la ITF y la RFET. Desde entonces, los torneos han ido en aumento, y hemos podido ver en acción a grandes tenistas en silla nacionales, algunos de ellos con muchos títulos ya en su haber, como Lola Ochoa, Francesc Tur o Martín de la Puente. Aunque, sin duda, uno de nuestros mejores deportistas en esta modalidad –y uno de los más mediáticos– es Daniel Caverzaschi, atleta profesional y todo un apasionado luchador por el crecimiento de su disciplina, al que se le conoce por el cariñoso apelativo de “el Nadal paralímpico”.

Este joven tenista, que es un auténtico trotamundos (ha vivido en Madrid, Barcelona, Chicago, Miami…), tiene ya una carrera deportiva envidiable y lo ha ganado prácticamente todo. Aunque aún no ha obtenido una medalla olímpica (participó en los JJ. PP. de Londres y Río de Janeiro), Dani ha sido campeón junior del mundo y ha ganado seis torneos, uno nacional, en 2015, y cinco internacionales, en diversas categorías (ITF, ITF3 e ITV).

Cuando Caverzaschi, que nació con una agenesia de fémur en la pierna derecha, comenzó a jugar con solo doce años al tenis de silla, ya se vislumbraba su potencial. Por eso no sorprendió a casi nadie que en octubre de 2013, lograse alcanzar la cima del deporte adaptado nacional al convertirse en el número 1 del ranking de tenistas en silla en España (y el veinte del mundo).

Si no quieres perder de vista el presente y el futuro del tenis en silla, sigue la pista de Dani Caverzaschi.